Cheques

El cheque ha sido durante muchos años una de las maneras más simples de pagar. Desde el origen de la banca, sustituyó al papel moneda clásico como método seguro de pagar. Pero con el pasar de los años se ha ido viendo relegado en favor de nuevas maneras de transferir dinero. No es muy usual usarlos, puesto que dadas sus características, son susceptibles de ser adulterados o llevar al fraude de manera fácil. Sin embargo, tuvo un gran prestigio por siglos, hasta que otras formas de pago aparecieron.

Ventajas de los cheques

cheques

Los cheques durante mucho tiempo se caracterizaron por ser un medio de pago que significaba un dinero contante al portador del mismo. Un sello y la firma del pagador a nombre de un beneficiario, resultó insustituible.

De igual modo, aunque no es muy usual, algunos lugares como casas de préstamo, casinos, casas de cambio, etc., continúan aceptándolos, sobre todo cuando se trata de cantidades muy grandes de dinero que no pueden ser transportadas fácilmente. También, tienen un alto nivel de verificación por parte de las entidades bancarias que los emiten o que los reciben, dado que es necesario conocer la procedencia del mismo, así como la situación financiera de quien lo ha emitido.

Por regla general van franqueados por una firma que autoriza la emisión del bono en dinero efectivo a nombre de otra persona. Algunos cheques cuentan con sellos de seguridad por parte del banco o la entidad gubernamental que los emite. El papel en que se emiten, también es parte de una rigurosa vigilancia, dados los niveles de sofisticación de algunos estafadores o timadores, que consiguen alterarlos. Gran parte de los premios entregados por ejemplo por casinos a sus clientes, se pagan a través de cheques al portador, dada la suma considerable que significan. Aunque como se ha dicho, es cada vez más raro hacer transacciones de este modo, se siguen usando como un medio de pagar o cobrar dinero con confianza.

Desventajas de los cheques

cheques pagos

Aunque se han mencionado factores a favor, los cheques no suelen ser muy usados en transacciones comerciales, al menos no en los últimos veinte o quince años. En gran parte, la cada vez menor producción de chequeras por su alto costo, ha hecho que el papel de seguridad necesario para producir los cheques, resulte costoso. Del mismo modo, aunque en un tiempo fue muy común pagar a través de estos, en lugares como casas de cambio y casinos aún se reciben cheques.

De cualquier modo, aún para grandes transacciones, como pueden ser las de premios de casinos, loterías o casas de cambio de dinero, se entrega un cheque al portador, hoy en día resulta cada vez más extraño poder recibir un cheque como medio de pago. Gran parte de los comercios no suelen recibir cheques, a no ser que estos puedan ser refrendados por un banco que tenga prestigio y para cuentas que suelen sobrepasar a veces los millones de euros o dólares. El pago con cheque sigue teniendo cierto prestigio, aunque es cada día más raro.

Calificación de 0 sobre 0 votos